Seleccionar página

6 tipos de personas espirituales

6 tipos de personas espirituales

¿Eres de los que les da vergüenza pararse en las secciones de espiritualidad de las librerías? ¿Lo haces a escondidas porque temes que alguien te vea y piense que eres un bicho raro? ¡Pues no es algo tan disparatado!

La espiritualidad atrae a todo tipo de personas, de entre las cuales, ciertas criaturas algo peculiares con las que no dejarías tus hijos a cargo ni 5 minutos.

Y aunque cualquiera con sentido común ve en seguida que en realidad les falta una tuerca, aseguran, eso sí, ser seres “profundamente espirituales”. Es por eso que a lo largo del tiempo la espiritualidad se ha ido asociando con este tipo de sorprendentes personajes.

Identificarlos no es un proceso difícil. Por eso, aquí tienes una guía con los 6 tipos de personas “espirituales” más comunes, qué frases suelen decir, y cuáles son las ventajas e inconvenientes de rodearse de ellos.

Si has visto la serie de televisión “Aquí no hay quien viva” seguro que sabes de lo que hablo, pues es el apodo de uno de sus personajes. Les encantan las velas y el incienso. Suelen ser sociables y tienen su propia consulta de sanación. Preparan remedios caseros y exploran con todo tipo de plantas. Además, cuidan muchísimo su “aura” y tienden a llevar talismanes y amuletos mágicos que les protegen de brujerías.

Frase típica: “Tómate esto y te sentirás mejor”.

Ventajas: preparan misteriosas mezclas con las que puedes vivir interesantes viajes.

Inconvenientes: puedes morir envenenado.

El iluminado

Este tipo de personas divide a los seres de la tierra entre “iluminados” y “no iluminados”. Él, por supuesto, o ya lo está o va camino de serlo. Viste su narcisismo de espiritualidad y tiene una habilidad especial para hacer sentir mal a todo aquél que le rodea. Muchos se convierten en “maestros”, escriben libros y ofrecen conferencias con poderosos secretos y trucos para guiarte hacia la “verdad” y la “abundancia”. Anhelan el reconocimiento de los demás.

Frase típica: “Aún no estás preparado”.

Ventajas: ninguna.

Inconvenientes: todos.

El hippie

El hippie es un perfil parecido a “la hierbas”, pero más sencillo y llevado al extremo. Más sencillo porque la única hierba que consume es marihuana, y más extremo porque rehúye de todo lo “material”. No suelen cuidar mucho su higiene ni la de su perro. Les encantan los retiros espirituales en la India, las furgonetas y caravanas viejas, y los alucinógenos.

Frase típica: “Fluye, tío, fluye.”

Ventajas: puedes reírte mucho con ellos, especialmente si van fumados.

Inconvenientes: no tienen mucho sentido de la responsabilidad y no advierten ningún peligro.

La motivadora

Les encantan las frases motivacionales vacías y comerte la cabeza con baratos consejos de autoayuda y superación personal. Tienen la inteligencia justa para pasar el día -aunque aseguren que han estudiado-. Siempre mantienen una sonrisa forzada en la cara mientras hacen ver que te escuchan. Aman Instagram y sueñan con ser grandes influencers.

Frase típica: “Todo está en tu mente”.

Ventajas: a veces entretienen. 

Inconvenientes: puedes perder tu dinero y acabar con los pies quemados si te llevan a caminar por encima de brasas con Tony Robbins.

La sufridora

Aunque se lleva muy mal con la motivadora, y parece ser lo opuesto, es esencialmente lo mismo. Siempre se está compadeciendo. Cuando mencionas algo que te preocupa, te interrumpe rápidamente para decirte que eso ya lo ha vivido y se explaya en contártelo. Luego, en cuanto se ha desahogado, se larga. Solo quieren a los demás como pañuelo para sonarse los mocos.    

Frase típica: “Si yo te contara…”

Ventajas: no suelen tener amigos.

Inconvenientes: te pueden amargar el día.

El cliente

Es adicto al resto de los perfiles, que son su droga. El cliente es el que compra todo lo que venden alguno de los 5 perfiles anteriores; ya sean cursos, libros, remedios o ideas. Suelen ser personas infelices que creen que lograrán la felicidad y cumplir sus sueños siguiendo al resto de perfiles mencionados.

Frase típica: “Hay algo en mi interior que me dice que existe una vida mejor”.

Ventajas: sirven como referencia de lo que no debes hacer.

Desventajas: si no eres feliz y te gustan las mentiras, es muy fácil convertirte en uno.